Por qué las pymes deberían usar Linux y software libre

Las pymes deben apostar a Linux y al software libre para ser competitivas
Como parte de mi intento de explicar las razones de por qué las pymes deberían usar Linux y software libre en el artículo anterior aclaré el sentido en el que uso algunas palabras y cuál es la diferencia fundamental entre el software privativo y el software libre. Ahora, luego de un par de definiciones más, es momento de entrar en tema.

Una distribución Linux es una colección de software que incluye desde los programas encargados de hacer que el ordenador sea utilizable por el usuario hasta las aplicaciones que este usa en su trabajo. Es decir, desde el gestor de arranque a la suite ofimática pasando por el controlador de la tarjeta de video. Por supuesto que al ser este un artículo introductorio estamos dejando de lado los matices. Hay distribuciones Linux para diferentes usos y necesidades y eso hace que varíe el contenido de los programas.

Básicamente la diferencia entre un sistema operativo como Windows y una distribución Linux es la misma entre comprar un local comercial para luego hacer las obras necesarias para convertirlo en restaurante o comprar un restaurante funcionando.

La segunda definición es la de una sigla que estoy utilizando mucho. Una pyme (Pequeña y mediana empresa) es una organización independiente que cumple determinados criterios en cantidad de personas, monto de ganancias o volumen de negocios.

Para a Unión Europea los límites para ser considerados pyme son:

  • Menos de 250 empleados.
  • Ganancias anuales menores a 43 millones de euros
  • O Volumen de negocios menor a 50 millones de euros anuales

Por qué las pymes deberían usar Linux y software libre

Costo

La web está llena de estudios comparando el costo de seguir usando alternativas privativas o pasarse a software libre. Las conclusiones varían según quién lo haya pagado.

En mi propia experiencia, tratándose de pymes el costo de capacitar al personal para el cambio no es tan grande tratándose de herramientas de propósito general como una suite ofimática. Sobre todo, si se explican las razones del cambio y se les da un incentivo.

Si puede ser un poco más complejo en el caso de herramientas específicas como software para diseño asistido por computadora. En este caso, salvo que se estén utilizando copias ilegales debería realizarse un estudio específico sobre si conviene o no.

Flexibilidad

En el 2012 operaron a mi madre de cáncer de recto. Eso significó que durante los siguientes 7 años yo tuve que ir al oncólogo dos veces por año a pedir la autorización para realizar los estudios de control y dos veces más para que los viera. Eso significaba una larga tarde de espera para ver 5 minutos al doctor.

Cualquier analista de organización y métodos hubiera detectado la raíz del problema.

  1. No es lo mismo la cantidad de tiempo que necesita un paciente que está recibiendo tratamiento que uno que solo necesita control.
  2. La atención se ralentiza por la cantidad de pacientes sin turno que necesitaban resolver problemas burocráticos o dudas que no admitían espera.

El gran obstáculo para solucionar el problema es el software privativo de asignación de turnos utilizado por el hospital.

  1. Utiliza los mismos criterios de asignación de turnos para todas las especialidades.
  2. Asigna la misma duración de turnos para cada paciente sin importar cuánto le lleve al profesional cada caso.

Dado que se trata de software privativo es imposible para cada institución adecuarlo a sus necesidades por lo que estas deben implementar parches como permitir que los pacientes o poner diferentes variantes del nombre del médico como si fueran doctores diferentes.

El punto es que las empresas deben adaptarse al software privativo y no a la inversa.
Y esto nos lleva a la segunda ventaja.

Independencia

Hay un concepto que a mí me gusta usar, el de vasallaje tecnológico.

Lo empleó un juez argentino en los años 80 para anular un contrato entre una pyme y un fabricante de computadoras y proveedor de servicios informáticos. No recuerdo de que iba exactamente el caso, pero el concepto en si es muy claro. Si te tomas la molestia de leer la licencia de uso del software privativo te darás cuenta de que salvo quedarse con tu mujer y venderte como esclavo tienen derecho a casi todo. Incluso en el caso de las menos restrictiva siempre corres el riesgo de que discontinúen la aplicación o que las nuevas versiones dejen de ser compatibles con tus archivos.

En general los programas de software libre utilizan formatos comunes (También abiertos) por lo que siempre encontrarás un programa que los pueda abrir o modificar. Y, si un programa deja de tener nuevas versiones es casi seguro que alguien saque su propio proyecto para continuarlo.

Privacidad

Uno a uno los países de la Unión Europea están recomendando dejar de utilizar software comercial o servicios en la nube debido a la estrecha colaboración de las empresas desarrolladoras con el gobierno de Estados Unidos (O de China en el caso de Apple)

Aunque es poco probable que la CIA se interese por un fabricante de platos descartables de Badajoz, lo mejor es tener los datos sensibles lejos de los ojos de terceros. Nunca se sabe dónde pueden terminar.

Dado que el código del software libre está a disposición de todos es muy fácil detectar qué datos se recopilan y hacia donde van.

from Linux Adictos https://ift.tt/nFtLq6X
via IFTTT