El CEO de Signal renuncio y nombran al cofundador de WhatsApp como director general interino

Hace poco Moxie Marlinspike anunció su renuncia, después de dirigir la empresa durante casi diez años, Moxie Marlinspike cree que ahora es el momento adecuado para encontrar un reemplazo.

El director ejecutivo interino de Signal será Brian Acton, miembro de la junta directiva de Signal Foundation, y la transición de liderazgo se llevará a cabo durante el próximo mes. Marlinspike también permanecerá en la junta, ya que la compañía busca un nuevo director ejecutivo,

“Ahora me siento muy cómodo reemplazándome como CEO en base al equipo que tenemos, y también creo que este es un paso importante para construir el éxito de Signal”, dijo Marlinspike en una publicación de blog.

Signal, fundada en 2014, ha crecido hasta convertirse en una de las aplicaciones de mensajería cifrada más fiables y destacadas. El servicio tiene más de 40 millones de usuarios mensuales y se recomienda regularmente en guías de seguridad.

Ademas de que está establecida como una organización sin fines de lucro, la empresa no se financia con publicidad o ventas de aplicaciones, sino que depende de donaciones y un programa de apoyo lanzado recientemente.

“Es un nuevo año y he decidido que es un buen momento para reemplazarme como director ejecutivo de Signal”, dijo Marlinspike, cuyo verdadero nombre es Matthew Rosenfeld. Desde su lanzamiento, Signal ha ganado gran popularidad por su servicio de mensajería encriptada. “La gente está encontrando cada vez más valor y tranquilidad en Signal (una tecnología construida para ellos, no para sus datos) y están cada vez más dispuestos a apoyarla”, escribió Marlinspike.

Marlinspike ha dicho que permanecerá en el directorio de Signal y buscará un nuevo CEO, pero el cofundador de WhatsApp, Brian Acton, estará en el ínterin.

La aplicación vio una avalancha de nuevos usuarios a principios de 2021 en respuesta a la nueva política de privacidad de su competidor WhatsApp; pero este éxito no estuvo exento de controversia.

Los trabajadores de Signal han expresado su preocupación de que la negativa de la empresa a mantener las políticas de contenido podría conducir a un posible uso indebido del servicio. Los esfuerzos recientes de Signal para integrar los pagos en criptomonedas a través de MobileCoin solo han aumentado estas preocupaciones.

Llevo casi una década trabajando en Signal. Mi objetivo siempre ha sido que Signal crezca y se sostenga más allá de mi participación, pero hace cuatro años eso todavía no habría sido posible. Estaba escribiendo todo el código de Android, estaba escribiendo todo el código del servidor, era la única persona de guardia para el servicio, estaba facilitando todo el desarrollo del producto y estaba administrando a todos.

Nunca podía dejar el servicio celular, tenía que llevar mi computadora portátil conmigo a todas partes en caso de emergencias y, ocasionalmente, me encontraba sentado solo en la acera bajo la lluvia a altas horas de la noche tratando de diagnosticar una degradación del servicio.

Marlinspike no es el único fundador que en los últimos meses se alejó de su creación después de que el placer de hacer cosas fuera gradualmente suplantado por cuestiones difíciles y tediosas de negocios y política.

Jack Dorsey en Twitter, Jeff Bezos en Amazon, Mark Zuckerberg que hace de Facebook una «compañía del metaverso», una nueva generación de fundadores de Web3 que están reinventando la tecnología blockchain: el deseo de romperlo todo y empezar de cero es omnipresente en Silicon Valley y, después dos años encerrado, es difícil culpar a los que quieren intentarlo.

Sin embargo, el hecho de que los fundadores estén hartos no significa que todos los temas espinosos puedan dejarse de lado.

Finalmente, gracias a todos los que han ayudado a hacer de Signal lo que es, han apoyado lo que estamos construyendo y han estado allí a lo largo del camino. Ya tenemos mucho trabajo emocionante que está por venir en este momento, y soy optimista sobre todo el potencial de Signal durante la próxima década.

En el caso de Signal, las necesidades primarias son dos: por un lado, aumentar el número de personas que realizan donaciones para apoyar el desarrollo de la aplicación y dotar de autonomía al proyecto; por otro lado, para evitar cualquier problema regulatorio derivado de la controvertida decisión de la compañía de combinar conversaciones encriptadas con pagos no rastreables.

Fuente: https://signal.org

from Linux Adictos https://ift.tt/3Gk9vTL
via IFTTT