La caída de Flash y el triunfo de los estándares web

La caída de Flash

Dejamos esta historia en el año 2006  cuando, de la mano de Youtube y otras web de streaming y juegos, Flash se consolidaba como la tecnología dueña de la interactividad y el multimedia en Internet. Pero, un año después  un nuevo dispositivo iniciaría el proceso que terminó el último día del 2020.

En el año 2006 Adobe compra Macromedia, Ambas empresas desarrollaban software para diseño gráfico y la adquisición le permitió a Adobe, no solo sacarse de encima a productos competidores, si no también ingresar al mercado del diseño web. Adobe nunca fue muy amigable con Linux y el desarrollo del reproductor para Linux se iría deteniendo hasta desaparecer en el 2012.  Si querías seguir viendo contenido en Flash tenías que instalar el navegador Chrome. ya que Google se ocupaba de desarrollar un plugin compatible.

En el 2016 cuando la necesidad de Flash, y por consiguiente su participación en el mercado disminuía drásticamente, Adobe quiso resucitar el reproductor para Linux y prometió actualizaciones a la par de Windows y Mac. Pero, ya era tarde.

La caída de Flash

Un año después de que Adobe comprara Macromedia, se lanza el iPhone. Adobe nunca fue capaz de desarrollar una versión de Flash que funcionara sin consumir la mayor parte de los recursos del nuevo aparato, por lo que  tres años después, Steve Jobs ( O, si le creemos al canal HIstory, los extraterrestres que lo asesoraban) decidió que excluirlo del dispositivo.

Debemos tener en cuenta dos cosas, la primera es el carisma de Steve Jobs. Si él decía que no necesitabas algo, millones de personas en otdo el mundo dejaban de necesitarlo.  La segunda es que ya empezaban a aparecer mejores alternativas.

Ya en el 2004, la propia Apple, junto con Mozilla y Opera habían conformado un grupo de trabajo para desarrollar una nueva versión de HTML, el lenguaje para la creación de páginas web. Esa nueva versión incluiría tecnologías para agregar interactividad e incorporar contenido multimedia a la web. Al año siguiente, el consorcio W3C se suma al proyecto.

Dejemos en claro que lo de Jobs no fue por amor a los estándares abiertos. El iPhone vino con su propio ecosistema de tienda de aplicaciones y juegos. Y, Flash, permitía crear juegos y aplicaciones para usar en línea. Eliminar Flash significaba eliminar la competencia.

Si eras desarrollador web y querías que tus sitios se vieran en los productos Apple tenías que empezar a usar HTML5, CSS3 y Javacript.Como a partir del 2008 ya había navegadores de escritorio compatibles con el nuevo estándar, el esfuerzo de tener dos páginas diferentes dejó de tener sentido.

Finalmente Adobe abandona el desarrollo de Flash Para Android en el 2012.

El gran golpe para esta tecnología vino sin dudas del mismo que la había impulsado. Youtube comenzó a probar un reproductor HTML5 en el año 2010.

Silverlight

En el año 2007 Microsoft lanzó su propia solución para competir con el producto de Adobe. Se llamó Silverlight y tenía una contrapartida de código abierto llamada Moonlight. En lo personal nunca logré que Moonlight funcionara.

Silverlight tuvo un relativo éxito dentro del mercado corporativo. De hecho fue la tecnología utilizada en principio por Netflix y otros proveedores de contenido. Sin embargo, la propia Microsoft se unió al grupo de trabajo de desarrollo de HTML5  y en un entusiasta difusor del estándar.  En el 2013, Netflix comenzó una prueba piloto en equipos móviles de un reproductor HTML5.

DRM

El último clavo en el ataúd de Flash lo puso el W3C en el año 2017.

El World Wide Web Consortium es la entidad que supervisa el desarrollo de los estándares web. Después de muchas discusiones, aprobó el uso de una extensión llamada Encrypted Media Extensions (EME).

Gracias a esta extensión, los proveedores de contenido multimedia podían implementar soluciones anticopiado en el contenido visualizado con reproductores HTML5. Si ingresas por primera vez desde Linux a sitios como Netflix o Spotify, verás un mensaje de tu navegador que te pide instalar un componente adicional. Es precisamente el que permite descifrar el contenido transmitido.

Los últimos años de su vida Flash fue una pesadilla de seguridad (el chiste era que encontraron código entre sus bugs) y, después de que los principales navegadores anunciaran que iban a bloquearlo, Adobe anunció que lo discontinuaría en el 2020.

from Linux Adictos https://ift.tt/3hyZoia
via IFTTT