Móviles con los que flipaste en su día: Motorola Backflip

Móviles con los que flipaste en su día: Motorola Backflip

En esta serie recordamos móviles del pasado que nos llamaron la atención al salirse de lo habitual. Tras hablarte de los Samsung Continuum, LG G DoublePlay, Samsung Galaxy Beam, Sony Xperia Play y otros, hoy le toca el turno al Motorola Backflip, con teclado QWERTY y touchpad.

El Motorola Backflip es un terminal de los inicios de Android -es el tercer modelo de Motorola- cuando todavía era relativamente común que incluyeran teclado QWERTY. Lo que escapaba de lo habitual era el mecanismo para desplegar el teclado.

Especificaciones técnicas del Motorola Backflip

Motorola Backflip

Pantalla

TFT 3,1″
320 x 480 pixels

Dimensiones y peso

108 x 53 x 15,3 mm
133 g.

Procesador

Qualcomm MSM7201A

RAM

256 MB

Almacenamiento

512 MB

Cámara frontal

No

Cámara trasera

5 MP

Batería

1.400 mAh
Extraíble

Sistema operativo

Android 1.5

Conectividad

3G
Wi-Fi b/g
Bluetooth 2.1
MicroUSB 2.0

Otros

Teclado QWERTY

Precio de salida

100 dólares

Las especificaciones del Motorola Backflip son casi irrisorias hoy en día, aunque es preciso recordar que hace ya más de una década de su lanzamiento. Las especificaciones no eran gran cosa tampoco para entonces, pues no era potencia lo que se buscaba en el terminal, sino ese “gimmick” del teclado.

Para que nos hagamos una idea, su procesador MSM7201A tiene una litografía de 65 nanómetros y un único núcleo a 528 MHz de velocidad de reloj máxima. Todo esto con 256 MB de RAM y tan solo 512 MB de almacenamiento: no son cifras inauditas para la época, pero tampoco lo más puntero disponible. En ese mismo año se lanzaban el Samsung Galaxy S y el Samsung Google Nexus S, ambos con procesador a 1 GHz y hasta 16 GB de almacenamiento.

Las especificaciones del Motorola Backflip iban algo justas hasta para su época, con 512 MB de almacenamiento y procesador a 528 MHz

Parte de la culpa de estas especificaciones moderadas se encuentran en el tamaño del Motorola Backflip, que es un terminal muy pequeño, pero contundente. Con una pantalla de 3,1 pulgadas y un tamaño de 108 x 53 milímetros, era un poquito más grande que el Sony Xperia Mini Pro (92 x 53 x 18 mm) y un poquito más fino. Aún así, son 15,3 milímetros de grosor, más o menos el doble de los móviles actuales.

Backflipz

El Motorola Backflip no tenía cámara frontal, algo normal para la época. Ahora bien, en este caso hay una buen motivo para ello, pues la cámara trasera podría servir para hacer selfies si se despliega el teclado. Eso sí, se encontraría en una posición un poco extraña: en la esquina inferior, como en el Xiaomi Mi Mix original.

En cuanto a la batería, el Motorola Backflip incluía una de 1.400 mAh que, por supuesto, se podía extraer. Un dato curioso del Motorola Backflip es que se incluye un touchpad detrás de la pantalla por algún motivo. Todo esto con Android 1.5 y la promesa de la actualización a Android 2.1.

{“videoId”:”x844i3j”,”autoplay”:true,”title”:”El PRIMER móvil ANDROID puesto a prueba | Retro review”}

¿Qué tenía de especial?

El Motorola Backflip fue uno de los primeros móviles Android lanzados por la compañía. Por aquel entonces los móviles con teclado QWERTY estaban todavía muy vivos. La novedad del Motorola Backflip, y el motivo detrás de su nombre, es el modo en el que se despliega el teclado, que no es deslizante como es lo habitual.

En el Motorola Backflip, la compañía da una voltereta hacia atrás para colocar el teclado en la parte trasera, a una rotación de distancia. Es decir, técnicamente es como un ordenador portátil que se puede doblar por completo para poner el teclado en la parte de atrás.

Backflipc

El Motorola BackFlip desplegado parece un móvil con teclado QWERTY típico, pero la diferencia está en el mecanismo

A priori puede parecer una complicación innecesaria con respecto a otros mecanismos más directos como el deslizable, o una rotación “hacia adentro” que ponga a la pantalla y al teclado cara a cara al cerrarlo, aunque este mecanismo tenía sus ventajas.

La forma de girar el teclado tenía la ventaja de poder usar la cámara también para hacer selfies

La principal es poder reusar la cámara para hacer fotos y selfies. Con el móvil “compactado”, el teclado se queda a la espalda del terminal y, por tanto, se puede usar para hacer fotos normalmente. Al desplegar el teclado, la cámara apunta al frente y, por tanto, la puedes usar para hacerte fotos a ti mismo o en aplicaciones de videoconferencia.

Touchpad

Por detrás, el Motorola Backflip tenía un pequeño touchpad (arriba)

Para que todo esto sea posible, el Motorola Backflip incluía la única cámara y el flash en el teclado, en la esquina inferior izquierda. Una solución ingeniosa, aunque con el efecto secundario de que lo normal es manchar la lente mientras se usa el teclado. El teclado incluye teclas para la navegación en el sistema, evitando así la necesidad de tocar la pantalla más de lo necesario.

Por si esto fuera poco, hay un pequeño touchpad detrás de la pantalla, que puedes usar para moverte por las distintas fotos de tu galería sin tocar la pantalla del teléfono. Con pantalla táctil y un teclado que también tiene teclas de dirección y debe estar desplegado para acceder al touchpad, parece totalmente innecesario, pero lo cierto es que Motorola incluyó un touchpad similar en varios modelos.

¿Existe algo parecido hoy en día?

El Motorola Backflip nació en los inicios de Android y hoy en día, más de una década más tarde, el panorama ha cambiado radicalmente. Para bien o para mal, es muy difícil encontrar un móvil con teclado QWERTY físico. Lo que sí está volviendo con el auge de los plegables y un sistema Android cada vez mejor preparado para todo tipo de dispositivos son los nuevos factores de forma.

El Motorola Backflip innovaba con una nueva forma de incluir el teclado y reusar la cámara y hoy en día tenemos situaciones similares con los móviles plegables o con dos pantallas, como el Surface Duo de Microsoft. También con una bisagra, pero para dos pantallas en vez de para una pantalla y un teclado QWERTY.

Duo

El Motorola Backflip podría ser el tatarabuelo del Surface Duo

Otra peculiaridad del Motorola Backflip es que su bisagra permitía mantenerlo de pie por si mismo, ya fuera con el teclado debajo (modo “portátil”) o formando una V invertida. Hasta hace unos años, esto seguía siendo algo bastante insólito sin la ayuda de por lo menos una carcasa especial para el móvil.

El espíritu del Motorola Backflip vive hoy en día en los móviles plegables

Entonces llegó el Samsung Galaxy Flip, con una pantalla plegable que se puede ajustar en varios ángulos, incluyendo en ángulo recto. Las aplicaciones se adaptan a este formato y una de estas formas de adaptarse es precisamente que el teclado se muestre en la parte inferior y el contenido en la superior. Un concepto similar al del Motorola Backflip.

Moto

El Motorola Backflip se mantenía “de pie” por sí mismo

No hay ningún móvil con bisagra para desplegar el teclado QWERTY hoy en día, pero la idea de transformar la experiencia de uso de un dispositivo sigue muy viva, representada principalmente por los móviles plegables y algún que otro experimento con pantallas duales y bisagras.

Android empezó como el Salvaje Oeste con todo tipo de experimentos extraños, para después transformarse en una aburrida homogeneidad donde todos los móviles son más o menos iguales. Diez años más tarde, vuelven con cautela los experimentos, y parece que para quedarse.


La noticia

Móviles con los que flipaste en su día: Motorola Backflip

fue publicada originalmente en

Xataka Android

por
Iván Ramírez

.

from Xataka Android https://ift.tt/3DIRahO
via IFTTT