La “madera transparente” llegó para reemplazar al vidrio