Nunca pongas tu iPhone en una lámpara de lava