Estudio explica cómo los animales pueden detectar los campos magnéticos