COVID-19 provocaría infección intestinal prolongada y asintomática