Las tormentas eléctricas pueden agravar la salud de los adultos mayores