Apple no quiere tener nada que ver con la rana Pepe